RSS
Facebook
Twitter

No public Twitter messages.

Jesús Sana a 10 Leprosos

Siempre debemos ser agradecidos con Dios por las bendiciones que nos da, y no olvidarnos de ninguna de ellas.

Lucas 17:11-19

Mientras Jesús estuvo en la tierra sanó a muchas personas, algunos tenían años de estar enfermos y Jesús tenía misericordia de ellos y hacía los milagros.  ¡Seguramente algunos de ellos estaban muy agradecidos! La historia de hoy nos muestra la actitud de algunos hombres a los que Jesús sanó.

Jesús iba caminando hacia Jerusalén, y mientras iba por el camino que estaba entre la ciudad de Samaria y Galilea, de pronto le salieron al encuentro diez hombres que lo llamaban, se quedaron un poco lejos de él, pero lo llamaban y le decían:

– ¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros y sánanos!

Aquellos diez hombres tenían una enfermedad muy fea, ellos eran leprosos.  Las personas que tenían lepra, tenían llagas en todo su cuerpo, y no podían vivir con sus familiares porque la enfermedad es contagiosa, así que la gente los mandaba a vivir fuera del pueblo.

Jesús al verlos entendió que por ser leprosos no se acercaban a él.  Entonces se dirigió a ellos diciéndoles:

– Vayan hasta el templo, y hagan que los sacerdotes los examinen y vean si ustedes están totalmente sanos.

Los diez hombres hicieron lo que Jesús les mandó hacer, y empezaron a caminar hacia el templo todos juntos y de pronto se dieron cuenta que sus llagas iban despareciendo, ¡su piel estaba limpia!, todos estaban felices. Uno de ellos, cuando se dio cuenta de que estaba completamente sano decidió regresar hasta donde estaba Jesús.

Mientras corría de regreso, aquel hombre gritaba:

– ¡Gracias, Dios mío! ¡Muchas gracias!

Al acercarse a Jesús, se arrodilló hasta tocar el suelo con su frente, y le agradeció. Jesús lo vio y se dio cuenta que no era del pueblo de Israel sino era un samaritano.  Los samaritanos no se llevaban bien con las personas del pueblo de Israel, porque ellos decían que eran un pueblo pagano, esto quiere decir que adoraban otros dioses.

Jesús preguntó: ¿No fueron diez los hombres con lepra que fueron sanos? ¿Dónde están los otros nueve?  Sólo este extranjero volvió para dar gracias a Dios.

Nadie pudo contestar sus preguntas, y él se dirigió al hombre que estaba arrodillado frente a él y le dijo:

– ¡Levántate y vete! Tú has confiado en mí, y por eso has alcanzado la salvación.

Esta historia nos enseña que debemos mostrar nuestro agradecimiento a Dios por todas las bendiciones que recibimos, así como lo hizo el leproso que era samaritano, y no como los otros nueve que se olvidaron de quien había hecho el milagro.

Play games on Club 212


Abundancia de Aceite

2 Reyes 4: 1-7 En una oportunidad Eliseo se encontró con ...

Agua para Un Ejérci

2 Reyes 2 y 3 Eliseo era un seguidor del profeta ...

El Plan de Absalón

Los valientes de Dios somos fieles a él y las ...

Un Rey Muy Sabio

Hay que ser valientes y sabios para poder vencer la ...

David Vence un Gigan

Los que nos atrevemos a formar parte del ejército de ...

Sitios Amigos

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.
  • Domain name search and availability check by PCNames.com.
  • Website and logo design contests at DesignContest.com.
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.