RSS
Facebook
Twitter

No public Twitter messages.

José, el Copero y el Panadero del Rey

Un corazón saludable,  ayuda a otras personas con sus problemas

Génesis 39 y 40

José había soñado que sería el jefe de sus hermanos, y confiaba en que Dios había sido el que se los había mostrado para que él supiera cuál sería su futuro, pero después de que sus hermanos lo vendieron con los ismaelitas, José más que un gobernador o un rey, era un esclavo.  Los ismaelitas llegaron a Egipto y allí vendieron sus mercaderías y también a José.  Se lo vendieron como esclavo a un hombre importante de ese lugar, su nombre era Potifar, él era oficial de los soldados de rey, y capitán de un grupo de soldados.

José empezó a trabajar con Potifar como siervo en su casa.  Dios estaba con José, y cada vez que él se encargaba de algo que Potifar le pedía, le iba muy bien, así que Potifar lo puso como encargado de todos los siervos de su casa, y Dios prosperó a Potifar porque amaba a José.

La esposa de Potifar le habló a José para que hiciera algo malo, y que se lo ocultaran a Potifar, pero él sabía que a Dios no le agradaban las mentiras y José le dijo que no podía engañar a su amo, porque él había confiado en él porque él era un hombre correcto.

Todos los días ella, lo buscaba y le insistía a José, y él se negaba.  Ella para vengarse de él, un día le dijo a Potifar que José había sido el que le había insistido en hacer algo mal y engañarlo.  Entonces Potifar se enojó mucho y lo mandó a la cárcel, en donde el rey de Egipto mandaba a los que le fallaban.

Estando en la cárcel, Dios siguió ayudando a José, y como él se portaba muy bien, el encargado de la cárcel lo puso a cargo de todos los presos del lugar, y no se preocupaba de que José fuera a hacer algo malo, porque se dio cuenta de que era un hombre correcto.

Mientras José estaba en la cárcel, el capitán de la cárcel en donde él estaba llegó con dos hombres, uno había sido el jefe de los coperos del rey y el otro el jefe de los panaderos, ambos hombres habían hecho algo que hizo enojar al rey y por eso los había mandado a prisión.

Una de las noches que estos dos hombres estaban presos, los dos tuvieron un sueño la misma noche, y cada uno de los sueños tenía un significado diferente, pero ellos no lo sabían.  En la mañana José pasó a ver cómo estaban y los encontró tristes, porque no habían logrado descifrar qué significaba lo que habían soñado.

José al verlos tan desanimados les preguntó:

– ¿Por qué tienen  esa cara de tristeza?

Ellos le contaron que cada uno había tenido un sueño, pero que no sabían qué significaba y no había quién pudiera ayudarlos.

José les dijo que Dios era quien les había dado esos sueños, y era Dios que debía darles la interpretación, y les pidió que le contaran sus sueños para consultar a Dios qué significaban.

El jefe de los coperos empezó a contar su sueño diciendo:

– en mí sueño había una vid, y de la vid salían tres racimos en donde crecían muchas uvas, y yo las exprimía y llenaba la copa del rey, y se la daba como lo hacía antes.

José lo escuchó detenidamente y Dios le dijo qué significaba, así que le habló al jefe de los coperos para explicarle el significado

 

 

– los tres racimos de uvas, son tres días.  Después de tres días el rey te perdonará, te sacará de la cárcel y te volverá  a colocar en tu puesto, cuando estés con el rey, acuérdate de mí y ayúdame a salir de esta cárcel, porque no soy de esta tierra y fui vendido como esclavo, aunque no hice nada malo.

El panadero escuchó la interpretación y al ver que José le había dicho cosas buenas al jefe de los coperos, con mucha confianza decidió contar su sueño diciendo

– yo también tuvo un sueño, y sobre mi cabeza habían tres canastas de pan, la canasta de arriba tenía los mejores pasteles para el rey, pero las aves bajaban a comer de ellos.

 

 

José también escuchó atentamente al jefe de los panaderos, y cuando Dios le mostró el significado del sueño, le dijo

– los tres canastos que viste también son tres días, y en tres días, el faraón mandará a colgarte de un árbol, y así como viste que las aves comían de los canastos, así bajara los buitres hasta donde estés.

Tres días después de que José hablara con ellos, el faraón celebró su cumpleaños, y ofreció un banquete para todos sus sirvientes.  Ese día mandó a traer al jefe de los coperos y al jefe de los panaderos; al primero lo devolvió a su puesto y al segundo lo mandó a colgar de un árbol, tal y como José había dicho, pero el jefe de los coperos se olvidó de la petición de José, y volvió a su trabajo sin decir nada al rey sobre lo que había sucedido en la prisión.

Seguramente el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos habían hecho algo malo, por eso estaban en la cárcel, a diferencia de José que había llegado hasta allí por una injusticia, pero José no los trató mal, y tampoco los juzgó y los hizo de menos por sus errores, sino que los atendió y los ayudó y además les mostró que Dios es el único que nos puede mostrar lo que sucederá en el futuro.

Así como hizo José nosotros debemos ayudar a otros, aunque se hayan equivocado, no debemos burlarnos de otros si no pueden hacer algo, o si se cayeron, o si cometieron algún error, en lugar de burlarnos de ellos, o alejarnos de ellos, debemos ayudarlos con lo que no pueden hacer, o a levantarse si se cayeron, o a hacer las cosas correctamente si se equivocaron.  Eso es lo que hace una persona que tiene un corazón puro y saludable.

 

 

 

 

Play games on Club 212


Abundancia de Aceite

2 Reyes 4: 1-7 En una oportunidad Eliseo se encontró con ...

Agua para Un Ejérci

2 Reyes 2 y 3 Eliseo era un seguidor del profeta ...

El Plan de Absalón

Los valientes de Dios somos fieles a él y las ...

Un Rey Muy Sabio

Hay que ser valientes y sabios para poder vencer la ...

David Vence un Gigan

Los que nos atrevemos a formar parte del ejército de ...

Sitios Amigos

  • Cheap reliable web hosting from WebHostingHub.com.
  • Domain name search and availability check by PCNames.com.
  • Website and logo design contests at DesignContest.com.
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.